viernes, 11 de octubre de 2013

La vida es un regalo, María de Villota

Cuando decidí utilizar el nombre de todaunadama para darme a conocer de forma profesional, quería resaltar el lado femenino que considero tan importante en mi trabajo y en mi vida. La delicadeza, los detalles, la seguridad y el trabajo bien pensado como en las estrategias digitales, me parecían esenciales en mi profesión y en mi forma de entender este mundo.

También quería que esto representara un golpe en la mesa sobre todos esos clichés asociados a la debilidad de la mujer. No quería esconderme tras una imagen masculina que transmitiera esa fuerza y competitividad que algunas veces he sentido que se vivía en mi generación.

No quiero ser un hombre ni pensar como un hombre ni comportarme como un hombre, Aunque me encanta aprender de todas las personas independientemente de su sexo, me encanta ser mujer, ser femenina y dejar una huella de lo que para mi es la feminidad en mi trabajo y en mi vida. Me encanta trabajar en equipo con otras personas y que se mezcle la esencia de cada uno (masculina&femenina)

Me molesta soberanamente que me traten diferente (inferior) por ser mujer o que por el hecho de ser mujer el sueldo sea inferior en un sector profesional. Solo he tenido una forma de luchar en la vida contra eso y ha sido trabajando y viviendo respetando mi esencia y dejando que toda esta parte femenina se desarrolle en su máximo esplendor porque consideraba que eso era y es respetarme.

Creo que eso nos pasa a algunas mujeres y también creo que ese 'respeto' que luchamos por conseguir en el terreno profesional nos afecta en el personal. No creo que sea casual o que sea por la crisis el motivo por el que ahora las mujeres en España tenemos hijos tan tarde... y toda esta reflexión me ha venido a raiz de María de Villota.
Hoy estoy conmocionada por la muerte de esta mujer que, con esa carita angelical y su melenita rubia rompía todos los clichés que quizá en España asociamos a ese aspecto.

María de Villota ha muerto hoy a sus 33 años de vida, mi edad.



Mujeres como María de Villota son las mujeres reales de esta sociedad que merecen todo mi respeto y admiración por su fuerza, su pasión, su valentía... no creo que le resultara fácil ser piloto de F1 en un entorno tan masculino, pero ahí estaba dándolo todo, abriendo camino y demostrarnos a todos que podemos llegar a ser lo que deseemos en esta vida.

Por eso gracias a Maria y a todos los hombres y mujeres de su entorno que ayudaron a que María de Villota consiguiera su sueño. Sueño que le hizo sufrir el mayor golpe de su vida y al mismo tiempo, sueño que le dio una gran visión sobre la vida.

Me quedo con sus palabras tras perder el ojo en un brutal accidente:



"te das cuenta que ves mas que antes, antes solo veía la F1 solo me veía encima de un coche compitiendo..."
"la claridad de decir, estoy viva...este ojo me ha devuelto el norte"

"me he dado cuenta que cuando me miro al espejo estoy orgullosa porque me doy cuenta de que mi aspecto dice más de quien es Maria de Villota"

"llevo mi historia en mi aspecto y la llevo con muchísimo orgullo y cariño"

Descansa en paz, ¡VALIENTE!